Cómo manejar el Estrés en los Niños

Los niños al igual que los adultos sufren de estrés. Demasiados compromisos, conflictos en las familias, problemas con sus amigos, padres ansiosos, disminución del juego, aumento del tiempo frente a pantallas, familias des-estructuradas, comparaciones con hermanos, competencia en el colegio o universidad, y muchos otros factores son los que le causan estrés a nuestros hijos.




En realidad los niños se estresan ante cualquier cambio, problema o situación donde se sienta desprotegido, amenazado o impotente. Muchas veces esa amenaza no es real y sólo está en su imaginación, pero para ellos si es real. O son cosas que a nosotros los adultos nos pueden parecer ilógicas o sin importancia, pero el caso es que para ellos si es importante y no sabemos ponernos en sus zapatos.


Todo el mundo sufre estrés, pero dependiendo de los niveles, el tiempo que dura, las consecuencias que tiene y la ansiedad que genera, es cuando tenemos que valorarlo y atacarlo desde muy pronto.


Existe un estrés positivo y uno negativo. El estrés positivo es el que nos potencia y ayuda a conseguir las cosas que queremos. Es normal tener estrés el primer día de clases o cuando vamos a presentar un examen importante, este artículo no trata de ese estrés.


El estrés negativo es el que nos causa problemas tanto físicos como emocionales y nosotros como padres tenemos que estar pendiente de los síntomas o signos que nuestros hijos muestran para ayudarlos a combatirlo.


La clave para ayudar a nuestros hijos a manejar el estrés es enseñarles a resolver problemas, a planear, a saber decir que no o decir que si y no dejarse llevar por el entorno.

La cuestión, es que los niños la mayoría de las veces ni siquiera saben que están estresados, por eso es tan importante que nosotros lo detectemos. Si nosotros no lo hacemos, ellos de alguna manera buscarán sentirse bien y van a "auto-medicarse" con comida, alcohol o drogas en el peor de los casos.


"Todo estrés, ansiedad y depresión, son causados cuando vivimos para complacer a los demás" Claudio Coelho

Algunos de los motivos por los que nuestros hijos se estresan son:


- Desarrollo prematuro de los niños. El pre-escolar es el nuevo primer grado. Desde muy pequeños ya tienen tareas que hacer en las casas y los niños de primaria sufren presión por sus estudios. Cuando me mude de Venezuela a España, mis hijos apenas iban a cumplir 2 y 4 años. Yo quería que el de 4 años empezara a leer y escribir (como lo iban a hacer sus excompañeritos de Venezuela) y no entendí cuando la maestra me dijo que eso ya lo aprendería más adelante, que el preescolar era para socializar y aprender a manejar otras cosas. Hoy lamentablemente en muchos colegios eso ya no sucede.


- Presión académica y pruebas de nivel muy alto. Hay una obsesión porque nuestros hijos hagan pruebas de muy alto nivel desde muy pequeños y ni que decir cuando están cerca de entrar a las universidades.


- Horarios congestionados. Queremos que nuestros hijos después de 7 u 8 horas de clases, hagan deporte, toquen música, pinten, hagan sus tareas del colegio, coman, duerman y vuelta a empezar. Conozco padres que están toda la tarde llevando a sus hijos de una actividad a otra. Los niños necesita tiempo donde "no tengan que mirar el reloj".


- Recreos mas cortos. Es idea mía o los recreos de los colegios son cada vez mas cortos... o hay días que ni siquiera hay!!?


- Saturación de Redes Sociales, tiempo frente a pantallas y contenido adulto. Los niños pasan demasiado tiempo frente a una pantalla, ya sea jugando o viendo sus redes sociales. Muchas veces el contenido que ven es sólo para adultos y no me refiero solamente a contenido sexual sino también al violento al cual muchas veces no le damos mayor importancia. Para ellos hay situaciones que son "normales" como un asesinato por ejemplo y se desensibilizan al respecto. Las redes sociales también muchas veces hacen que se sientan menospreciados o infravalorados. Aunque sabemos que las imágenes publicadas por sus amigos muchas veces no representan la realidad, nuestros hijos solo "entienden lo que ven".


- Estrés de los padres. A los niños les angustia ver a los padres estresados o preocupados. Problemas como separaciones, problemas económicos, de salud o desempleo, realmente afectan a nuestros hijos. Hay que tener conversaciones claras con ellos, a veces se imaginan cosas peores de lo que en realidad son y sufren más.


- Bullying y burlas. No solo en los colegios hay bullying, también en las redes sociales. Hay algunas como Snapchat donde se borran los comentarios en muy poco tiempo, con lo cual no dejan rastro físico, pero si emocional.


¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a superar el estrés?


1. Conversa con tu hijo. Dedica un tiempo al día, libre de cualquier distracción y escúchalo, que te cuente lo que hace en el colegio, con quién juega, de qué hablan, etc. Sé que a veces es difícil sacarles información (no se trata de hacerles un interrogatorio), pero hay que buscar la forma de conectar con ellos, entonces podrás detectar cualquier síntoma.


2. Juega con tu hijo. Cuando son pequeños es mas fácil jugar con ellos. Llega un momento en que eso no les interesa, pero hay que buscar alguna actividad lúdica que quiera hacer contigo.


3. No sobrecargues su horario. Obviamente es bueno que los niños tengan actividades extra-escolares, cada uno según sus gustos, pero controla que tenga tiempo libre.


4. Mantén rutinas y desarrolla hábitos saludables. Rutinas en comidas, de estudios y muy importante rutinas de sueño. Los niños deben dormir y descansar las horas correspondientes según su edad.


5. Maneja tu propio estrés: Como te dije antes, ellos se angustian de verte estresado, así que aprende a manejar tu estrés.


6. Prepara a tu hijo para manejar errores. Todos nos equivocamos y ellos deben saber que de toda equivocación hay que sacar siempre la parte positiva. No los presiones cuando se equivocan, ya bastante tienen ellos mismos con el mal sentimiento que eso les genera.


7. Enseña a tu hijo a escuchar su cuerpo. Por lo general cuando un niño está estresado, puede sufrir de dolor de barriga, dolor de cabeza, cansancio, irritabilidad, etc. Si le enseñas que esos son síntomas de estrés, podría llegar poco a poco a controlarlo, a través de ejercicios de respiración, o de relajación.


8. Usa frases positivas cuando hables con él. Dale ánimos siempre.


Estas son algunas señales que pueden tener nuestros hijos que deberían alertarnos:

  • dolor de cabeza recurrente sin ninguna causa

  • dolor de barriga sin ninguna causa

  • dormir mucho más o mucho menos de lo normal

  • comer mucho más o mucho menos de lo normal

  • usar frases negativas, como "yo no soy bueno para esto" o "siempre me va mal en XXX" o "soy estúpido", etc....

  • cambios inexplicables en sus notas escolares

  • no participa en actividades que antes solía participar.

  • muchas veces de mal humor o irritable

  • tartamudeo, tics, pesadillas

  • eneuresis


La cuestión, es que somos sus padres, y a veces no hay peor ciego que el no quiere mirar y no nos queremos "dar cuenta" de que algo está pasando con nuestro hijo y pensamos "ya se le pasará" y no actuamos con rapidez, con lo cual si han tenido un pequeño problema que no han sabido manejar, se va convirtiendo en algo mas grande si no los ayudamos.


Por último no me queda mas que decirte que obviamente si tu sientes que no lo puedes ayudar, busca ayuda profesional.


Los dejo por hoy, sé que hace días que no escribía pero es que justo se publicó mi libro "Educación Financiera para Niños y no tan Niños". Te aseguró que darle esta educación a tus hijos los liberará de mucho estrés cuando sean mayores.


Visítame en las redes @aprendoemprendiendo


Con cariño,


HÁBLAME!

Envíame un mail con tus dudas, sugerencias, comentarios...

No tardaré en responderte!

  • Facebook
  • Instagram

© 2019  by Aprendo Emprendiendo.