Competencia Financiera entre Niños

La competencia financiera entre los niños es un tema dentro de la educación financiera muy difícil de manejar.



Niños compitiendo sanamente


La competencia financiera entre los niños es más difícil aún cuando tú como padre estás siempre comparándote con los demás delante de tus hijos. Si ellos están continuamente escuchándote quién tiene el coche más grande, la casa mas hermosa o el último bolso de moda, ten por seguro que ellos mismos empezarán a compararse con sus amigos y lo verán como algo bueno y natural, pues tú, que eres su principal modelo a seguir, lo hace constantemente.


Si te comportas de esta forma, el mensaje que le estás transmitiendo es que sólo tener mucha abundancia y gastar sin reparo es lo que les traerá felicidad. Esta actitud lo único que les traerá en realidad, será baja autoestima y tristeza cuando llegue el momento que su amigo tenga el ultimo modelo teléfono o el ultimo modelito para ir a la fiesta y ellos no.

Con lo cual, lo primero que te pido es que te abstengas de hacer esos comentarios, al menos delante de tus hijos.


La competencia es buena y sana, pero en otros ámbitos de la vida no cuando se trata de dinero o de cosas materiales.


Los padres al transmitir pensamientos repetitivos, formamos creencias o patrones subconscientes en nuestros hijos, que los pueden llegar a alejar de tener una relación saludable con el dinero y la riqueza. Por eso es importante darles una buena educación financiera, pero, sobre todo, debemos tener mucho cuidado con lo que decimos y cómo lo decimos. Debemos estar conscientes del lenguaje que usamos como padres.

Prueba con estos tips para crearles una buena mentalidad financiera:


- Enseñarles a no compararse con los demás. Cuando te comparas con otro, estás comparando lo que sabes de ti con lo que crees que sabes del otro. Nunca sabrás los detalles íntimos de esa persona, de lo que pasa en su casa, en su familia o con sus cosas.


- Crearles buenos hábitos. Enséñale a fijarse metas y a luchar por conseguirlas. Él tiene que lograr saber en qué se gastó el dinero, saber que puede ahorrar más y que cada vez está más cerca de lograr su objetivo.


- Enseñarles que el dinero no es la meta. Hay algo más importante que el dinero, y es lo que quiere conseguir con ese dinero. El dinero solo es la herramienta que va a usar para conseguirlo. No debe obsesionarse con conseguirlo, sino luchar por su meta.


- Que conozcan su valor personal. Explícale que él es un ser único en el mundo, que tiene mucho que dar y enseñar a los demás. Eso le crea abundancia en su mente.


- Enseñarle que el dinero no es malo. Son nuestras acciones con el dinero las que pueden hacernos hacer cosas malas. No hay nada malo en querer tener dinero, ya que es importante para conseguir nuestros sueños, y no nos tenemos que sentir mal por eso.


- Enseñarles a ser agradecido. Que aprenda a agradecer a sus padres, sus maestros y obviamente a D_os. Enséñale a ver lo que tiene y no lo que le falta, y ser agradecido por eso. El mundo es un reflejo de lo que tú eres, si ves carencia, recibirás carencia.


Temas como éste y muchos otros vas a encontrar en mi libro Educación Financiera para Niños y no tan Niños.

Si quieres ser el primero en saber que el libro ya esta disponible, pincha aquí!


Sígueme en las redes sociales, Facebook e Instagram


Con cariño,




HÁBLAME!

Envíame un mail con tus dudas, sugerencias, comentarios...

No tardaré en responderte!

  • Facebook
  • Instagram

© 2019  by Aprendo Emprendiendo.