Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

Actualizado: abr 6

Me imagino que como tú, estando encerrado en casa, también se trata de aprovechar el tiempo un poco mas allá de ver series en Netflix... finalmente saqué el tiempo para terminar el maravilloso libro "Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva" de Stephen R Covey.





Es un libro fantástico y me gustaría resumirte esos 7 hábitos, aunque si tienes la oportunidad de leer el libro completo, estoy segura que lo disfrutarás y crecerás.

Estos 7 hábitos se los puedes explicar a tus hijos desde que son pequeños, es más, mientras mas pequeños son, más fácil es crear un hábito en ellos.


Primero empecemos por aclarar qué es un hábito. "Un hábito es la intersección entre conocimiento, capacidad y deseo". Es decir, qué y por qué hacerlo, cómo hacerlo y querer hacerlo. Se necesitan las 3 cosas para convertir algo en un hábito en nuestra vida.


Los 7 hábitos de los que habla Covey, son básicos y primarios. Aun así, no son fáciles de poner en practica de un día para otro, tenemos primero que interiorizarlos y día a día ponerlos en práctica y aún así nunca creo que seremos perfectos en todos ellos, pero estoy segura que nos ayudarán a alcanzar nuestros objetivos y la felicidad como objetivo ulterior.


Te explico, de forma básica, estos 7 hábitos.


1. SEA PRO-ACTIVO.

Ser pro-activo no sólo significa tomar la iniciativa, significa tomar control de nuestras vidas.

La gente que está todo el día quejándose, de la economía, de que todo es culpa de su genética, de sus padres, de sus profesores, del clima, etc... son gente reactiva. Sus vidas están determinada por otros y no tienen posibilidad de cambio. La gente reactiva se siente bien cuando las tratan bien y cuando no, se vuelven defensivas y auto-protectoras.


En cambio una persona pro-activa, acepta la responsabilidad de su destino, hace cosas, cambia cosas, crece, se forja un carácter fuerte e independiente.

No es cuestión sólo de alcanzar una meta, sino de alcanzar la meta correcta.


Ser pro-activos es tener auto-conciencia de cómo somos, de quiénes somos realmente, de conocer nuestros valores reales. Tener auto-conciencia es la única forma de saber si estamos viviendo bajo los valores de otra persona o de nuestros propios valores.


Ser pro-activos significa vernos a nosotros mismos en un futuro, logrando las metas que nos propusimos y con eso en mente trabajar todos los días. Es imposible llegar a una meta sino trabajamos en pos de ella. Significa tener libertad interior. Significa solucionar problemas y no ser parte de ellos.


Nuestro lenguaje es un claro indicador de qué tan pro-activos o reactivos somos. Si pensamos antes de hablar, podremos usar palabras o frases que nos lleven a la proactividad y es lo que podemos enseñarles a nuestros hijos.

Frases como "yo soy así", "No soy responsable" "Mi espos@, mi hij@ es asi...", "Si mi hij@ fuera..." dan un claro entendimiento de que la solución no está en mis manos, dependo de otros... es mejor usar un vocabulario como: "Elijo...", "prefiero...", "veamos las alternativas".


Una de la sugerencias que da Covey para mejorar nuestra proactividad es precisamente, prestar atención a nuestro lenguaje y al lenguaje de las personas que nos rodean. ¿Con cuánta frecuencia uno escucha o usa frases reactivas como "Si...", "No puedo...."?


2. EMPIECE CON UN FIN EN MENTE

Tal y como está escrito, empezar con un fin en mente, no es ni más ni menos, que visualizar realmente adonde queremos llegar. Podemos tener un fin en mente para un objetivo para la semana, para el mes, el año o la vida completa. Para llegar a ese fin, todas nuestras acciones deben tener claro ese objetivo. Resulta muy fácil caer en el ajetreo de la vida diaria, de ocuparse de cosas urgentes en vez de alcanzar el objetivo real. Es posible estar muy atareado, sin ser muy efectivo.

Si sabes donde quieres llegar, podrás comprender mejor donde estás ahora, y así dar los pasos en la dirección correcta.

Hay que tener los valores firmemente presentes para actuar con integridad cuando aparezcan los problemas o desafíos.

Es escribir tu propio guión y no usar un guión predefinido que te haya marcado una tercera persona aunque haya sido con la mejor de las intenciones.

Hazte estas preguntas. ¿Cómo quieres que sea tu vida? ¿Qué tipo de persona quieres que piensen que eres? ¿Qué has aportado? ¿Qué clase de amigo quieres ser?

Y cuando tengas respuestas, encamínate a conseguir eso en tu vida.

El hábito de empezar con un fin en la mente, se basa en el principio de que las cosas se crean dos veces, primero en la mente y luego se crean físicamente. Liderazgo es la primera creación: ¿qué quiero realizar?, y administración es la segunda creación: ¿cómo puedo hacerlo?

La primera creación es más importante que la segunda, pero de nada sirve la primera si no ejecutamos la segunda creación.

Es importante no centrarnos en las reglas, la eficiencia y el control, y dejar de lado el propósito y los sentimientos.


Re-escribamos nuestro guión, desarrollemos nuestra imaginación y creatividad para escribir un nuevo guión, más efectivo y más congruente con nuestros verdaderos valores.

No es fácil, pero Covey recomienda, hacer nuestro propio enunciado de nuestra misión personal. Es como hacer tu propia constitución. Escribir lo que quieres ser y lo que quieres hacer (carácter y aportaciones). Tal cual como la constitución de un país no cambia, haz la tuya personal basada en tus principios y valores, que no cambie. Es como la misión y visión de las empresas.


3. ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO.

Ocupamos mucho tiempo en nuestras vidas haciendo cosas irrelevantes para nosotros que no nos ayudan a cumplir nuestros objetivos. Tenemos que tener claro nuestra escala de prioridades.

Hay varias formas de administrar el tiempo, hay cosas urgentes y no urgentes, importantes y no importantes.

Lo ideal seria dedicar el mayor tiempo posible a lo importante no urgente, porque es principalmente el tiempo que usamos reconociendo nuevas oportunidades, previniendo, construyendo.

Las cosas urgentes necesitan nuestra atención inmediata, cuando algo es urgente e importante a la vez, es sobre todo cuando hay estados de crisis o hay que solucionar problemas apremiantes o terminar proyectos con una fecha muy cercana que no le dedicamos el tiempo en su momento y se convirtieron en urgentes.

Las cosas urgentes no importantes, suelen ser interrupciones, reuniones vacías.

Las cosas no urgentes no importantes son trivialidades en general.

Mientras más nos centremos en hacer cosas que son importantes no urgentes, más aprovechamiento del tiempo tendremos y menos cosas urgentes importantes surgirán.


Covey, sugiere que para practicar este hábito, identifiquemos una actividad importante no urgente que hayamos descuidado en la vida, ponerla por escrito y comprometernos a realizarla.

!Lo que acabo de escribir parece un trabalenguas, te sugiero que lo vuelvas a leer para entenderlo bien!!


4. PENSAR EN GANAR/GANAR.

Cuando nos relacionamos con alguien siempre va a haber un resultado con varias posibilidades. Pueden ocurrir 4 cosas: uno gana, uno pierde, los dos ganan o no hay trato.


La mentalidad de escasez hace que algunos quieran ganar a costa de otros, es decir que cuando unos ganan otros están perdiendo; pero la mentalidad de abundancia propone que hay suficiente para satisfacer a todos, por lo tanto si una persona gana, la otra también puede ganar.

Ganar/ganar trata de que los acuerdos o soluciones sean mutuamente benéficos y satisfactorios. Que todas las partes se sientan bien. Cooperar y no competir. No basarse en el poder y la posición sino en los principios y los valores.

Ganar/ganar se basa en que hay una tercera alternativa. Es el canto de la moneda.


Hay otros enfoques también, por ejemplo:

  • gano/pierdes es un enfoque autoritario, utilizas tu poder.

  • pierdo/ganas es un enfoque conciliador, buscas aceptación, cedes, renuncias.

  • pierdo/pierdes es un enfoque egoísta, prefiero perder para que tu también pierdas.

  • gano, es un enfoque que me da igual lo que le pasa a la otra persona, yo solo quiero ganar.

¿Cuál es el mejor enfoque? depende!! si es un partido de fútbol obviamente el mejor enfoque sera gano/pierdes... pero ganar/ganar es el enfoque con el que se llega a una solución sinérgica y la que en términos generales deberíamos perseguir.

Piensa en cómo es generalmente tu guión de vida, ¿es gano/pierdes? ¿pierdo/gano? o ¿buscas siempre ganar/ganar?


5. PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y LUEGO SER COMPRENDIDO.

La mayoría de la gente no escucha para comprender, sino con la intención de contestar. No esperamos ni a que el otro termine de hablar y ya estamos o respondiendo o terminando su frase, condicionándolo desde el principio.


La escucha empática o escucha atenta, es la que escuchamos con la intención de comprender realmente. Ves las cosas a través de su marco de referencia, ves el mundo como lo ve la otra persona, comprendes lo que siente. No se trata de estar de acuerdo con lo que dice, sino de entender su posición para después poder explicar la tuya o influir en esa persona. La escucha empática no es solamente con los oídos, también es con los ojos y con el corazón. La persona siente que de verdad te estas preocupando por él y por lo tanto empieza a confiar completamente en ti.


Es como el ejemplo de un doctor que te quiere prescribir una medicina o un tratamiento antes de diagnosticarte... ¿confiarías en él? !seguro que no! primero hay que diagnosticar y luego prescribir.

Esta es una herramienta muy poderosa cuando hablamos con nuestros hijos; ¿se han dado cuenta de que ellos se pueden quedar horas hablando con sus amigos y a nosotros nos responden con monosílabos?, es porque no se sienten comprendidos. Lo único que hacemos la mayoría de las veces es dar órdenes o consejos basados en nuestra propia autobiografía y no en lo que realmente les pasa a ellos. Hay que leer entre líneas cuando nos están hablando, entenderlos con el corazón, no anticiparnos a responder cuando ni siquiera sabemos lo que realmente les pasa.


La próxima vez que converses con tu hij@, espos@, jefe, trata de comprender bien lo que te están planteando antes de responder.


6. LA SINERGIA.

Sinergia básicamente significa que "el todo es más que la suma de las partes". Cada uno por separado no consigue lo que dos personas juntas pueden conseguir. La sinergia depende de la comunicación y de la cooperación.

Hay que escuchar, reflexionar, responder y cooperar. Así se consiguen objetivos mucho mas rápida y eficazmente, además de conseguir resultados ganar/ganar.


7. AFILAR LA SIERRA.

Esta hábito, Covey lo llamo así, debido a una historia de un hombre que ve en el bosque a un campesino talando un árbol y le pregunta que qué hace, el campesino le dice que está talando un árbol y que lleva 5 horas haciéndolo y está muy agotado. El hombre le pregunta que por qué no para un poco y afila la sierra para que corte mucho mejor, pero el campesino le responde "que está muy ocupado aserrando!!"

Este hábito consiste en tomar tiempo para afilar la sierra... es el hábito que hace posible los otros 6 hábitos. Está dividido en cuatro dimensiones:

  • La dimensión física: cuida tu cuerpo, come sano, descansa lo suficiente, haz ejercicio.

  • La dimensión espiritual: medita, reza, prepárate mentalmente, lee para renovarte.

  • La dimensión mental: adiestra tu mente, lee y escribe, infórmate, organízate y planifica.

  • La dimensión social/emocional: comparte con tu familia, con tus amigos.


En resumen, MEJÓRATE, conoce tu interior para conocer lo que está afuera!


Fue difícil para mi resumir en un artículo todo el libro, disculpa por lo largo jajaja, si quieres leer el libro completo, aquí te dejo el link para que lo pidas por Amazon o quizá lo encuentres en cualquier librería cerca de casa.


Espero que te haya gustado y te haya sido útil... me encantaría que me siguieras en mi Instagram @aprendoemprendiendo


Cuídate mucho y #quedateencasa,







HÁBLAME!

Envíame un mail con tus dudas, sugerencias, comentarios...

No tardaré en responderte!

  • Facebook
  • Instagram

© 2019  by Aprendo Emprendiendo.