Mamá, Odio las Matemáticas!

Actualizado: 25 de jun de 2019

¿Alguna vez escuchaste a tu hijo decir esta frase? o quizá nosotros mismos decimos "soy muy malo en matemáticas" o "esto de los números se me da fatal".





Lamentablemente, escuchar este tipo de frases no es algo puntual, sino mas bien, bastante habitual. Y cuando a ti te gustan las matemáticas, te duele cuando un hijo tuyo te dice que no les gustan o que no las entiende.


El problema, es que normalmente si no te gustan, simplemente es una reacción sobre cómo te la han enseñado.


Las matemáticas son, en general, muy abstractas y todos nosotros necesitamos cosas tangibles para entender.


Las matemáticas son inversamente proporcional a la edad, mientras son pequeños gustan, cuando vamos creciendo dejan de gustar.

A cualquier niño de 5-6 años, le encanta contar, jugar con formas, hacer series, y empezar a sumar y restar.

Cuando ya tienen 8-10 años, ya la mitad de los niños empiezan a decirte que no les gusta y cuando están en la secundaria, solo a 2 o 3 les gusta. Algunos dicen que les gusta porque se les da bien y no porque realmente las quieran, muchas veces es simplemente porque se comparan con los compañeros que no saben y eso les reconforta y por ende "les gusta".


El problema, es que la mayoría de las veces, no suelen tener buenas experiencias con ellas, se les hace aburridas e incomprensibles, así que si no entiendes algo, pero te esfuerzas para salir bien en el examen y eso no sucede, obviamente las vas a "odiar". Los niños se bloquean y lo peor es que si no entienden algo, difícilmente van a entender lo que sigue a continuación, porque muchas veces son temas que necesitas dominar para aprender el siguiente, con lo cual, conforme pasa el tiempo, la cosa se va poniendo cada vez más difícil.


No te preocupes por tus dificultades en matemáticas. Te puedo asegurar que las mías son aún mayores. Albert Einstein

El modelo de aprendizaje de las matemáticas tradicional no es acertado, lo ideal es partir de un modelo donde se pueda ver, tocar, manipular y jugar antes de pasar al lenguaje abstracto (al papel escrito).


Los niños, hasta los 3 años, solo deberían aprender a través de la parte sensorial, tocando, jugando, oyendo y viendo.

Entre los 3 y 6 años, seguir jugando y experimentando.

Recién a partir de los 6 años, se debería introducir también la parte escrita, pero nunca quitar la experimentación o el juego, ni siquiera de adultos.


A cualquier edad necesitamos cosas tangibles, ¿cómo vamos a entender qué es una fracción, si no la vemos físicamente? primero hay que comprenderlo, luego se pasa a la forma abstracta y la podemos escribir.


La buena noticia, es que no es cuestión de ser más o menos inteligente, es más bien la forma en que las aprendemos, de una manera tan abstracta y alejada de nuestra realidad diaria, con lo cual es fácil que nos aburramos.


Si tienes que ayudar a tus hijo en matemáticas y no te gustaba de pequeño, lo mejor es olvidar todo lo que aprendiste y re-descubrirlas como si fueras un niño, te vas a dar cuenta de que hay cosas que nunca habías comprendido y ahora viéndolo desde otro punto de vista, lo logras, ésto te da una visión más natural y sencilla de ver las cosas. Si le estás enseñando algo a tu hijo, pídele luego que él te lo explique a ti, esa es la mejor forma de aprender, no solo en matemáticas.


Hay que ver y transmitir las matemáticas como un juego con reglas y entonces las empiezas a ver divertidas. Existen muchos juegos de mesa que te ayudan a aprender matemáticas, desde los mas pequeños hasta los adultos, como juegos de cartas, dominós, ajedrez, juegos donde respondes preguntas, donde avanzas por circuitos, donde haces cálculos, donde aplicas la lógica o donde usas estrategias.

El juego es efectivo porque permite que los niños hagan una y otra vez operaciones o usen la lógica, sin darse cuenta.


Hay países que tienen métodos de enseñanza de matemáticas distintos, por ejemplo, veamos a los chinos. Los chinos son los primeros alumnos que copan los puestos de las mejores universidades del mundo en cuanto a matemáticas se refiere (entre otras capacidades), y es que en muchos de sus colegios usan el llamado Shanghai Mastery, donde el profesor organiza cada una de las lecciones centrándose de manera exclusiva en un único concepto matemático. No continua avanzando hasta que todos hayan comprendido la idea sobre la cual se está trabajando. Ellos huyen de las clásicas hojas de ejercicios o fotocopias.

El método, también presta atención especial al lenguaje, y es habitual el empleo de objetos o imágenes como elemento de apoyo a la representación física de los conceptos. La fórmula de la repetición o reiteración suele ser habitual, así como el juego dentro de la clase.


También hay que tomar en cuenta que las matemáticas no son solo números y operaciones, sino que refuerzan el pensamiento lógico y el razonamiento, trabaja habilidades y capacidades que luego te ayudan a entender muchas cosas de la vida.


Las matemáticas son muy importantes en la vida de una persona.

Por un lado para el desarrollo personal, ya que te dan herramientas para manejarte mejor en la vida, tanto de niños como de adultos. Te aporta lógica y análisis, herramientas muy útiles en el día a día, donde usamos ese tipo de pensamiento. Tomamos decisiones, evaluamos, vemos datos numéricos y no numéricos. Las matemáticas te proporciona deporte mental, salud mental.


Por otro lado, teniendo buenos conocimientos de matemáticas, nos podemos ir por otros campos de la vida, tanto en áreas científicas como sociales. Nos da herramientas para poder elegir lo que queremos estudiar. Hay mucha gente que no elige una carrera porque tiene mucha matemáticas o cálculo, con lo cual se están cerrando puertas de forma automática.


Muchos niños te dicen, que para qué van a usar ciertos procesos matemáticos en la vida cotidiana o cuando sean mayores? Por una parte tienen razón, a menos que tengas una profesión muy específica, jamás vas a usar una derivada en tu vida, pero aprender a calcularla, te abre la mente, te enseña a seguir procesos y eso si te va a servir en tu vida, te dediques a lo que te dediques.


Cuando ya somos independientes, casados o no, pero nos mantenemos económicamente a nosotros mismos o a nuestra familia, con nuestros ingresos, está demostrado que la gente que "no le gusta las matemáticas" tiene más problemas para hacerse un presupuesto mensual, para organizar sus gastos, para usar una hoja de excel, etc. Y en realidad, para mantener una economía familiar sana, no se necesita mucho mas que operaciones básicas y algo de lógica y concentración, pero mentalmente estamos bloqueados y pensamos que no podemos hacerlo.


Hoy en día hay mucha bibliografía para ayudar a nuestros hijos a aprender matemáticas de una forma divertida y diferente, más tangible y menos abstracta, desde que son muy pequeños. También hay muchos juegos de mesa y juegos de cartas, que aunque no son explícitamente de matemáticas, te ayudan luego a comprenderlas mejor, te entrenan la mente... y las matemáticas son puro entrenamiento, ni mas ni menos...


La conclusión es, que si a tu hijo no le gustan las matemáticas, busques sistemas alternativos para que aprenda, no le trates de enseñar con más de lo mismo, pues los resultados no van a ser muy diferentes y en todo caso nunca va a amarlas.


Bueno, ojalá puedan ver tú y tu hijo las matemáticas desde una óptica diferente, en realidad es una ciencia maravillosa que cuando la entiendes, pasas del odio al amor inmediatamente.


Sígueme en mi grupo de facebook!! Las Finanzas y los niños, aprendiendo desde pequeños.


Con amor (matemático),





HÁBLAME!

Envíame un mail con tus dudas, sugerencias, comentarios...

No tardaré en responderte!

  • Facebook
  • Instagram

© 2019  by Aprendo Emprendiendo.