Sabe manejar tu hijo a la gente toxica? Ayúdalo...

Actualizado: 15 de may de 2019

Todos sabemos lo que es la gente toxica, y seguro que tenemos a mas de uno a nuestro alrededor. Ayudemos a nuestros hijos a reconocerlos y a saber lidiar con ellos sin que les afecte.




La gente toxica, nos rebaja en vez de levantarnos, nos humilla, nos exprime en vez de enriquecer nuestra vida y nos exige más de lo que les podemos dar en toda nuestra vida.


Con respecto a los niños, las relaciones toxicas, son aquellas en las que el comportamiento negativo de alguien puede causar daño emocional o contaminar la manera en que tu hijo se ve a si mismo.


Este articulo no trata sobre las consecuencias que un niño sufre, cuando vive en un hogar donde hay un ambiente toxico, debido a las continuas peleas, ya sean físicas o verbales entre los padres, es mas bien sobre el entorno que el niño encuentra fuera de su casa.


En su mundo, las personas toxicas, pueden ser profesores, entrenadores, parientes, padres (los suyos propios o los de los amigos) y amigos.


Lo único que se necesita para ser toxico, es una boca. El potencial está en todos nosotros.


Normalmente le enseñamos a nuestros hijos a respetar a los demás, pero más importante que eso, es enseñarles a respetarse a ellos mismos antes que a nadie. Esto significa, que a veces hay que hacerles saber, que no hay que tolerar ciertas situaciones o comportamientos y hay que darles permiso, de acabar con aquello que está contaminando su autoestima y felicidad. No es fácil, pero con nuestra ayuda y apoyo, podemos minimizar el impacto que estas personas puedan tener sobre ellos.


Una relación toxica, puede llevar a nuestros hijos a sufrir ansiedad, depresión, enfermedades y sentimientos de soledad. Pueden llegar a sentirse culpables o a sentir vergüenza.


Algunas de las características de las personas toxicas son:

  • son siempre negativas

  • critican todo el tiempo

  • te hacen perder el tiempo

  • son celosas

  • siempre hacen el papel de victima

  • no les importa nada

  • son egocéntricas

  • siempre te llevan la contraria

El remedio obvio debería ser evitar o terminar nuestras relaciones con esa persona, pero a veces no es posible.


Te enumero, 4 formas efectivas para manejar una relación toxica, las cuales deberías trasmitírselas a tus hijos.

  1. Aprende a tener responsabilidad sobre tus sentimientos. Tú siempre puedes escoger como reaccionar ante un evento o ante una persona. Muchas veces, no es la situación lo que tiene que cambiar, sino nosotros mismos, en la forma como reaccionamos a dicha situación.

  2. Transmite amor y compasión. La mayoría de las veces, la gente toxica es la que mas amor y compasión necesita y la que menos recibe.

  3. Crea limites y mantenlos. Tener limites saludables es un signo de respeto y autoestima. Los demás tienen que saber qué es lo que toleras y qué es lo que no toleras en tu vida.

  4. Aprende. Muchas veces las cosas que más nos molestan de otros, son características negativas que poseemos nosotros mismos y las juzgamos en los demás. Así, que mira profundamente aquello que te molesta y siempre aprenderás algo.


Todos tenemos una pequeña vocecita interna que nos dice cuándo algo está bien o cuándo está mal, qué tan buenos somos, cómo nos ven los demás, qué hacemos bien y qué hacemos mal; el problema de la gente toxica es que puede interferir con nuestra voz interna y hacernos creer cosas que no son.


Los niños son seres increíbles desde que nacen. Somos los padres, los que tenemos que hacercelos saber siempre, minimizando así el efecto que pueda tener cualquier persona de hacerles creer lo contrario. Cuando nuestro hijo se sienta incapaz, estúpido, desconfiado, travieso, fastidioso, o excesivamente callado en respuesta a alguna persona de su vida, es el momento de ser su voz. Ellos nos buscaran para que los validemos. Los adultos tenemos que ser una fuente de soporte, seguridad y confianza para los niños.


Aunque es importante enseñarles a los niños a ser resilientes a la gente complicada (te recomiendo leer mi articulo sobre resiliencia), parte de ese proceso, es enseñarles a dibujar limites entre ellos y los demás. Ellos necesitan nuestro permiso y nuestra guía para ser capaces de alejarse de gente que continuamente los empuja hacia abajo. En caso de que sean personas muy cercanas, de las cuales no se pueden alejar, al menos tener la capacidad para manejar las situaciones y que no les afecte.


Pero, ojo, no se trata de que cada vez que alguien dice o hace algo que no le gusta, el niño va a alejarse de esa persona. Una mala decisión o comportamiento, o una relación complicada, no necesariamente es una relación toxica. Puede haber una delgada linea entre ambas. No estamos hablando de un profesor que no les cae bien, o de una pelea o discusión con un compañero, estamos hablando de comportamientos que hacen verdaderamente daño, que hacen sentir vergüenza y baja autoestima en el niño.


Muchas veces los niños no quieren hablar al respecto, porque además, ni siquiera encuentran las palabras adecuadas. Somos los adultos los que tenemos que estar pendientes de signos que nos indiquen cambios en nuestros hijos y que nos den señales de que algo no esta bien.


Estas son algunos signos de comportamiento de los que puedes estar alerta e investigar mas a fondo.

Cuando los niños:

  • Se ven alejados,

  • No quieren ir a los sitios donde normalmente antes no tenían problemas para ir,

  • Están débiles o faltos de energía,

  • Pierden de repente el interés por algo que antes les gustaba,

  • Están mas llorones que lo normal,

  • Los sientes muy mimado,

  • Están mas agresivos,

  • Los ves mas preocupados que lo usual,

  • Están mas controladores,

  • Tienen dolores inexplicables de barriga, cabeza u otros,

  • Tratan diferente a sus hermanos.


No se trata de que, si un día o dos, ves estos síntomas, ya haya que preocuparse, pero es nuestra responsabilidad como padres, estar siempre alerta a cómo vemos a nuestros hijos, a cómo se ven ellos mismos, siempre pendientes de escucharlos, de leer entre lineas lo que a veces no saben expresarnos.


Como padres, tenemos que apoyar a sus maestros, entrenadores y otros adultos en la vida de nuestros hijos, pero esto es verdad hasta cierto punto. Lo mas importante es ayudarlos a construir esa linea entre lo que es aceptable y lo que no es aceptable en la vida. Es más importante apoyar y proteger a nuestros hijos, que apoyar a cualquier otra persona, no se olviden de eso. Pero siempre tratándose de comportamientos que hagan daño, comportamientos que cambien a nuestros hijos, que los hagan débiles o que les bajen su autoestima de forma frecuente. No se trata de eventos puntuales o circunstanciales. No confundamos...


Tú mejor que nadie conoces a tu hijo y sabes cuándo ha habido algún cambio, en su forma de ser, su forma de estar o su forma de creer. Confía en ti, recuerda que tenemos ese sexto sentido en lo que a ellos se refiere.


Lo mejor que podemos hacer cuando alguien toxico se acerca a la vida de nuestros hijos, es haberles dado a ellos independencia mental y el permiso para que reconozcan que dicho comportamiento está mal. Lo primero que tienen que hacer es reconocerlo, para así poder actuar en consecuencia.


Tu hijo es maravilloso, haz que siempre lo sea... no permitas que nadie lo cambie.


Si sientes que tu hijo tiene algún problema específicamente con alguien, siéntate a hablar con él, pregúntale sobre sus mejores amigos, con quién se siente bien, con quién se siente menos bien, con quién prefiere no estar. Trata de que sea una charla relajada, donde él se sienta cómodo para hablar y contarte. Quizá no te dice las cosas directamente, pero seguro que podrás descubrir algo. Genera confianza y el poco a poco se va a abrir.


Te gustó el articulo? regístrate como miembro del blog y déjame tu comentario..., o compártelo..., o entra en mi grupo de Facebook Las Finanzas y los niños, aprendiendo desde pequeños.


Love,









188 vistas1 comentario
HÁBLAME!

Envíame un mail con tus dudas, sugerencias, comentarios...

No tardaré en responderte!

  • Facebook
  • Instagram

© 2019  by Aprendo Emprendiendo.